5 Pautas para el Mantenimiento de tu Puerta de Garaje

Un hogar debemos mantenerlo siempre ordenado, limpio y en buenas condiciones.  Para ello, necesitamos seguir unos hábitos con los que conseguir que todo lo que forma parte de nuestra casa esté como el primer día o por lo menos evitar que se deteriore con facilidad y rapidez.

aaa

”Puerta de Garaje Blanca instalada por Roper”

La puerta de garaje es un ejemplo claro y es que después de su instalación, mucha gente se despreocupa pensando que ya no hay nada que hacer en ella. Creer esto es un gran error que puede conllevarnos a serias averías, elevados gastos y una disminución de la seguridad de la misma.

Lo primero que hay que saber es que la revisión de la puerta es obligatoria para mantener en óptimo estado todas sus prestaciones. La frecuencia de esta revisión viene indicada en el libro de mantenimiento que se entrega con la propia puerta y depende tanto del tipo de uso que se le dé como del número de usuarios que la utilicen.

Consejos con los que prolongarás la vida de tu puerta de garaje evitando así posibles fallos:

  1. Como paso inicial es aconsejable limpiar la zona externa de la puerta, es decir, en la calle tiende a acumularse bastante cantidad de polvo, hojas u otros objetos que pueden causar atascos e interrumpir el funcionamiento normal. Además, si se trata de una puerta corredera, este consejo es prioritario.
  1. Muy importante es la lubricación. Hay que asegurarse de que la puerta no rechine y revisar todos los sistemas de rozadura como son las bisagras, la cerradura y el pestillo para evitar problemas de desgaste y ruidos. Las partes clave a engrasar son las anteriores y aquellas zonas donde el motor y la puerta giren. Así, permanecerán engrasados y no se secarán en exceso yendo los mecanismos más suaves.
  1. Lo siguiente a tener en cuenta es la humedad que pudiera entrar por cualquier abertura y que hay que evitar. Esto es frecuente en motores que se ubican a la intemperie y en los que los cambios de temperatura y el paso del tiempo pasan factura. Es necesario controlar posibles filtrados y mantener las uniones y los cuadros de maniobra y fotocélulas fuera de peligro ya que el sistema eléctrico podría deteriorarse y fallar.
  1. El estado de la placa eléctrica la tiene que verificar un técnico y no el usuario. Esto es, mientras el motor esté en funcionamiento este controlará que el interruptor y sus componentes no estén quemados. Además, no nos podemos olvidar de los muelles y observar que estos no estén oxidados. El mejor procedimiento para tratarlos es que el propio técnico antes mencionado aplique aceite sobre ellos y verifique su tensión.
  1. Y por último, comprueba el funcionamiento del mando a distancia y si este necesita un cambio de pilas o un duplicado.

Tras estas recomendaciones, ya conoces la importancia del mantenimiento de la puerta de garaje para conservarla más tiempo. Cuenta con puertas ROPER si necesitas un servicio para cuidar tu puerta o incluso si necesitas cualquier accesorio. Estamos para aconsejarte y ofrecerte lo mejor.

Quieres hacer algún comentario?