Otros artículos

Cómo Mantener tu Puerta de Garaje este verano

¿Las altas temperaturas afectan al funcionamiento de las puertas de garaje? Quizá, nunca te habías parado a preguntártelo. Sin embargo, la respuesta es afirmativa. Con la llegada del calor, se presentan los típicos problemas que afectan a las puertas de garaje automáticas. Y es que, el hierro cuando se expone al sol se dilata y provoca varias particularidades que pueden llevar a errores en la actividad de la puerta y que en invierno suelen pasar desapercibidas.

Puerta de Garaje Basculante Residencial

¿Sabes cuáles son las trabas que pueden suceder durante el verano? ¿No sabes cómo evitar estas, causadas por el calor en las puertas de garaje? Continúa leyendo y te recomendaremos algunos trucos.

Consejos para mantener tu puerta de garaje en verano

  1. Píntala antes y evítalo con calor

Pintar alguna parte del exterior de tu casa es complicado porque el clima afecta todo el proceso. En este caso, evita pintar la puerta cuando hace mucho calor, de ser posible no pintes directamente bajo la luz solar, y definitivamente asegúrate de que no vaya a caer una tormenta de calor después de que hayas acabado.

  1. Lubrica las piezas

La tarea más fácil para mantener una puerta de garaje funcionando sin problemas y en silencio. Usa un trapo limpio para eliminar los residuos, grasa o acumulación de suciedad de la pista. Lubrica todas las piezas móviles de la puerta (bisagras, rodillos metálicos y pista) con 3-en-1. Sin embargo, nunca uses un aceite pesado o grasa.

  1. El motor deja de funcionar

Los motores llevan en su bobina internamente un termostato que lo que hace es cortar el suministro eléctrico cuando la bobina supera cierta temperatura. En verano, si el sol le da de pleno al automatismo y no es de uso intensivo, puede darse el caso de que se pare hasta que vuelva a enfriarse. Hay 2 soluciones: enfriar el motor de algún modo, como por ejemplo con ventiladores externos o bien sustituirlo por un motor que aguante más uso.

  1. La puerta no abre y se escucha un ruido que no te gusta

Cuando la puerta de garaje corredera cierra completamente y topa contra el fondo del hierro donde encaja, lo que sucede es que el cierre del motor queda presionando y se engarrota por dentro. Lo aconsejable en este tipo de puertas automáticas para garaje es dejar una holgura de 1 o 2 cm en el cierre moviendo el final de carrera trasero para que el motor pare antes. Estas soluciones deben ser llevadas a cabo por un profesional.

  1. La puerta batiente no llega a cerrar del todo

Cuando una puerta abatible tiene pletina en la parte de cierre, en el marco o bien en el lado de las bisagras, estas pueden dilatarse por el calor y ejercer presión sobre la propia puerta, provocando que el motor en consecuencia no sea capaz de cerrar completamente. En este caso, habría que aumentar la holgura entre la hoja y el marco.

  1. Otros problemas

La dilatación del hierro con el calor, causa otro tipo de obstáculos relacionados con los puntos de giro o roce de la puerta que pueden venir de que la pintura esté arañada o deteriorada. Ponte en contacto con el profesional de mantenimiento e intenta averiguar de dónde proviene la dureza.

Hoy en día, las puertas de garaje se construyen con el objetivo de que estas tengan una vida de entre 15 y 20 años. Pero como cualquier otro equipo en el hogar, necesita un mantenimiento regular para maximizar su vida útil y fiabilidad. Sigue todos los consejos de este blog y lo conseguirás.

Scroll al inicio