Otros artículos

Mantenimiento de Puertas Peatonales Cortafuego

Las puertas peatonales cortafuego, constituyen una parte muy importante de las instalaciones y sistemas de protección contra incendios y por lo tanto, de los edificios y sus instalaciones. Como parte integrante de dichos edificios, y de acuerdo a lo que el CTE establece para cumplir con las exigencias básicas de seguridad en caso de incendio, las puertas peatonales cortafuego deben ser mantenidas y este mantenimiento debe realizarse de forma correcta para que puedan cumplir con su uso previsto durante la vida útil de la puerta y por supuesto, en caso de incendio,

Para apoyar la obligatoriedad de dicho mantenimiento exigida por el CTE en su Parte I, y como ayuda para la aclaración de dudas sobre como efectuar dicho mantenimiento, el Ministerio de Fomento ha publicado recientemente un Documento elaborado por la Secretaria de Estado de Vivienda y Actuaciones Urbanas, dentro de la serie de Documentos de Apoyo al CTE, llamado: DA DB-SI/3 Mantenimiento de puertas peatonales con funciones de protección contra incendios reguladas por el DB SI. Aunque  dicho  documento no es obligatorio, constituye junto con el propio texto articulado del Código, el marco regulador aplicable.

En el referido texto, el Ministerio hace hincapié en dos cosas fundamentales. Por un lado, la obligatoriedad que legalmente existe sobre la realización de los mantenimientos de las puertas cortafuego y por otro,  el hecho de que aunque en este documento se enuncian una serie de mínimos que se deben realizar, en realidad son los fabricantes, como conocedores en profundidad del producto, los que deben determinar en las instrucciones facilitadas, los mantenimientos exactos que deben ser realizados en las puertas.

El Ministerio también da unos mínimos en cuanto a la frecuencia de mantenimientos, yendo estas frecuencias entre los tres y los doce meses en función del uso y la ocupación.

Sin embargo, aunque este documento es un punto de partida muy importante y útil para conseguir entre todos los partes implicadas en la edificación en España un parque de puertas cortafuego correctamente mantenidas y por lo tanto, con el grado de calidad  necesario para tener un producto seguro, no es suficiente, ya que debemos asegurar que los mantenimientos se realizan de forma competente.

Es decir, no es suficiente con determinar que el mantenimiento es algo obligatorio. Además, como lógicamente está establecido con otros productos que como las puertas cortafuego, tienen que ver directamente con la seguridad de las personas, el mantenimiento debe ser realizado por personal competente y con los medios adecuados a tal efecto. Debemos entender la importancia que tiene que las personas encargadas de realizar las operaciones de mantenimiento hayan sido entrenadas adecuadamente y cualificadas por conocimientos y experiencia, con el fin de que realicen estos trabajos de forma correcta y segura.

Debemos buscar la fórmula que nos permita asegurar que se cumple el requisito exigido por el CTE de mantener las puertas cortafuego y además, asegurar también que dicho mantenimiento es realizado como he comentado anteriormente por organizaciones y profesionales competentes. Quizá, un producto que pudiera ser espejo donde mirar, serían los extintores, los cuales al igual que las puertas, desempeñan un papel fundamental para la seguridad de las personas en una situación de incendio y  tienen en mi opinión, unos procedimientos para su mantenimientos eficaces y adecuados a la importancia que tienen.

Por último, creo que otra herramienta que a futuro debe ayudar a clarificar y profesionalizar un campo como el de los mantenimientos de puertas cortafuego, es la esperada publicación del Reglamento de Instalaciones y Sistemas de Protección contra Incendios (RISPCI). Espero que dicho reglamento, junto con el posible desarrollo de una norma especifica de mantenimiento para puertas cortafuego, equivalente a la UNE 23120 preparada para el mantenimiento de extintores, puede ser una combinación que nos haga conseguir el objetivo buscado de tener un producto, como son las puertas cortafuego, relacionado directamente con la seguridad de las personas que funcione de forma segura durante toda su vida útil y sobre todo, en caso de incendio.

Arsenio Manzanares

Las puertas peatonales cortafuego, constituyen una parte muy importante de las instalaciones y sistemas de protección contra incendios y por lo tanto, de los edificios y sus instalaciones. Como parte integrante de dichos edificios, y de acuerdo a lo que el CTE establece para cumplir con las exigencias básicas de seguridad en caso de incendio, las puertas peatonales cortafuego deben ser mantenidas y este mantenimiento debe realizarse de forma correcta para que puedan cumplir con su uso previsto durante la vida útil de la puerta y por supuesto, en caso de incendio,

Para apoyar la obligatoriedad de dicho mantenimiento exigida por el CTE en su Parte I, y como ayuda para la aclaración de dudas sobre como efectuar dicho mantenimiento, el Ministerio de Fomento ha publicado recientemente un Documento elaborado por la Secretaria de Estado de Vivienda y Actuaciones Urbanas, dentro de la serie de Documentos de Apoyo al CTE, llamado: DA DB-SI/3 Mantenimiento de puertas peatonales con funciones de protección contra incendios reguladas por el DB SI. Aunque  dicho  documento no es obligatorio, constituye junto con el propio texto articulado del Código, el marco regulador aplicable.

En el referido texto, el Ministerio hace hincapié en dos cosas fundamentales. Por un lado, la obligatoriedad que legalmente existe sobre la realización de los mantenimientos de las puertas cortafuego y por otro,  el hecho de que aunque en este documento se enuncian una serie de mínimos que se deben realizar, en realidad son los fabricantes, como conocedores en profundidad del producto, los que deben determinar en las instrucciones facilitadas, los mantenimientos exactos que deben ser realizados en las puertas.

El Ministerio también da unos mínimos en cuanto a la frecuencia de mantenimientos, yendo estas frecuencias entre los tres y los doce meses en función del uso y la ocupación.

Sin embargo, aunque este documento es un punto de partida muy importante y útil para conseguir entre todos los partes implicadas en la edificación en España un parque de puertas cortafuego correctamente mantenidas y por lo tanto, con el grado de calidad  necesario para tener un producto seguro, no es suficiente, ya que debemos asegurar que los mantenimientos se realizan de forma competente.

Es decir, no es suficiente con determinar que el mantenimiento es algo obligatorio. Además, como lógicamente está establecido con otros productos que como las puertas cortafuego, tienen que ver directamente con la seguridad de las personas, el mantenimiento debe ser realizado por personal competente y con los medios adecuados a tal efecto. Debemos entender la importancia que tiene que las personas encargadas de realizar las operaciones de mantenimiento hayan sido entrenadas adecuadamente y cualificadas por conocimientos y experiencia, con el fin de que realicen estos trabajos de forma correcta y segura.

Debemos buscar la fórmula que nos permita asegurar que se cumple el requisito exigido por el CTE de mantener las puertas cortafuego y además, asegurar también que dicho mantenimiento es realizado como he comentado anteriormente por organizaciones y profesionales competentes. Quizá, un producto que pudiera ser espejo donde mirar, serían los extintores, los cuales al igual que las puertas, desempeñan un papel fundamental para la seguridad de las personas en una situación de incendio y  tienen en mi opinión, unos procedimientos para su mantenimientos eficaces y adecuados a la importancia que tienen.

Por último, creo que otra herramienta que a futuro debe ayudar a clarificar y profesionalizar un campo como el de los mantenimientos de puertas cortafuego, es la esperada publicación del Reglamento de Instalaciones y Sistemas de Protección contra Incendios (RISPCI). Espero que dicho reglamento, junto con el posible desarrollo de una norma especifica de mantenimiento para puertas cortafuego, equivalente a la UNE 23120 preparada para el mantenimiento de extintores, puede ser una combinación que nos haga conseguir el objetivo buscado de tener un producto, como son las puertas cortafuego, relacionado directamente con la seguridad de las personas que funcione de forma segura durante toda su vida útil y sobre todo, en caso de incendio.

Arsenio Manzanares

Scroll al inicio